lunes, 24 de marzo de 2014

La evolución de los teléfonos móviles

Se empiezan a ver anuncios de móviles sumergibles.

Yo recuerdo aquellos tiempos en los que un teléfono móvil era casi del tamaño de aquellos que utilizaban en el Equipo A, que había que cogerlos a dos manos. Mi primer teléfono móvil lo tuve en el siglo pasado... era un Motorola.

Poco despues de los Motorola aparecieron con fuerza los Ericsson T10. Teléfonos pequeños baratos, de múltiples colores y, además, con buena calidad de sonido. Tecnología europea que funcionó muy bien durante muchos años pero que como todo tuvo su fin, que vino de la mano de otra marca europea: Nokia.

Nokia se empeñó en hacer unos teléfonos sin antena, cada vez más pequeños y cada vez con más funcionalidades. Fue el primero en establecer un estandar en los cargadores (aunque solamente fuera consigo mismos). Y puestos a incorporar funcionalidades, llegó hasta a poner un GPS en su móvil. Que al principio no le encontrábamos utilidad, pero parece que ahora ya no sabemos vivir sin él.

Y llegó el cambio. Apareción un reproductor de MP3 con teléfono incorporado que se comió literalmente el mercado. Era la era de Iphone y poco después aparecieron los Android. Atrás quedaron tiempos de Motorola, Ericsson y Nokia, que subsistieron durante unos años como pudieron y nunca llegaron a adaptarse a los nuevos tiempos de las pantallas táctiles y los teléfonos que parecían ordenadores.

Ahora llegan los nuevos teléfonos, los que son una cámara de fotos que tiene teléfono y ya puestos, la hacemos sumergible... y ya puestos, le ponemos a un mayordomo dentro que nos haga la comida justo a tiempo. Es lo que viene, es lo que hay. Cada vez tenemos más funcionalidades en la palma de la mano y parece que ya no tiene fin


¿Se nos olvidará algún día que el móvil tambien sirve para hablar?