jueves, 6 de marzo de 2014

Materiales de construcción alternativos

Hoy veo en ecologiablog.com una entrada hablando de formas de construcción de viviendas utilizando materiales reutilizados (que es todavía mejor que reciclados) y me llama la atención que la cosa siempre se que ahí... en propuestas.

Hemos visto de todo... desde utilizar botellas de plástico a modo de ladrillos (como en este caso), a botellines de vidrio, contenedores de barco o incluso palets. Pero parece que nada funciona. Aunque eso sí, de vez en cuando vemos un reportaje en televisión sobre casas alternativas que están hechas a base de estos materiales. No acabo de entender que no vaya a más...
Tengo muy claro que los principios de la física nos impiden crear rascacielos con materiales genéricos, que incluso los bloques de viviendas de las ciudades son todavía utopías para todo este tipo de materiales. Lo que no acabo de ver es porqué no se aplica a las casas de campo.

A saber: los que vivimos en la ciudad (bueno, yo ya no, porque me he mudado a un pueblo de las afueras) buscamos el campo y la tranquilidad para nuestros fines de semana. Compramos un terrenito a unas dos horas de nuestro lugar de residencia, que está a precio de saldo (todo sea dicho) y luego nos gastamos una barbaridad en hacer una casa que solamente disfrutaremos unos cincuenta o cien días al año. Total, diez mil en terreno y ciento noventa mil en la casa. 

Algunos visionarios han decidido reducir al mínimo las necesidades de esta segunda vivienda (para qué construir un jacuzzi o un salón de cuarenta metros que nunca usamos) y se quedan en unos cien mil, puede que ahora con la crisis un poco menos.

Buscando en internet vemos que puedes tener una casita de madera de cuarenta menos por menos de cuarenta mil euros, algo más que razonable para el uso que le daremos, puesto que estando en el campo, queremos estar en el campo y no en casa.

Y aún se puede reducir más ese presupuesto con materiales reciclados. Por veinte mil, nos poporcionan dos contenedores de barco puestos en L con salón, habitación, cocina y baño. Sin grandes lujos, pero igual de útiles que cualquier construcción de ladrillo.

Y todavía más barato... por dos mil euros tienes tu contenedor para hacerla a tu gusto, con el único coste añadido del transporte desde puerto y los materiales..


Esta es la entrada a la que hacía referencia al inicio
http://www.ecologiablog.com/post/19445/casas-fabricadas-reciclando-botellas-de-plastico-una-solucion-alternativa